Mapa de riesgos en seguridad e higiene laboral

Un mapa de riesgo es una representación gráfica de reconocimiento de los riesgos en el lugar de trabajo. A través de diferentes señales de diferentes tamaños y colores se señalan advertencias a los trabajadores sobre los peligros identificados. El objetivo es informar y educar, pero al facilitar la visualización de los riesgos realmente se contribuye a reducir la ocurrencia de accidentes de trabajo.

Para la realización de un mapa de riesgo efectivo deben participar de forma conjunta los equipos de higiene y salud en el trabajo (ya sean de la propia empresa o servicios externos), los gerentes o jefes de las diferentes áreas y los propios trabajadores.

A través de la realización del mapa de riesgo es posible recopilar la información necesaria para establecer el diagnóstico de la salud y la seguridad en el trabajo de la empresa. Además el proceso de elaboración del mapa de riesgo permite, durante su desarrollo, el intercambio y difusión de información entre los empleados y fomentar su participación en actividades de prevención.

Etapas de elaboración de un mapa de riesgo:

  1. Conocer el proceso de trabajo sobre el terreno;
  2. Identificar los riesgos en el sitio analizado, de acuerdo a la clasificación;
  3. Determinar las medidas preventivas necesarias y su eficacia
  4. Identificar la existencia de medidas preventivas ya adoptadas y su eficacia

Clasificación de los riesgos

Los riesgos están presentes en los lugares de trabajo y en todas las demás actividades humanas comprometiendo la salud y seguridad de las personas y la productividad de la empresa. Estos riesgos pueden afectar a los empleados en el corto, mediano y largo plazo, causando accidentes determinantes o lesiones y/o enfermedades profesionales o laborales, que se equiparan a los accidentes de trabajo.

Agentes de riesgo

Los agentes de riesgos pueden clasificarse en: químicos, físicos, biológicos, ergonómicos y mecánicos de accidentes.

– Agentes químicos: polvo, humos, nieblas, vapores, gases, productos químicos en general, etc.

– Agentes físicos: vibraciones, radiaciones ionizantes y no ionizantes, presiones anormales, temperaturas extremas, mala iluminación, humedad, etc.

– Agentes biológicos: gérmenes, bacterias, hongos, protozoos, bacilos, parásitos y virus. Caen en esta clasificación también escorpiones y las arañas, insectos y serpientes venenosas.

– Agentes Ergonómicos: trabajo físico pesado, posturas incorrectas, posiciones incómodas, repetitividad, monotonía, ritmo excesivo, trabajo nocturno, turnos rotativos, trabajo nocturno, jornada prolongada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − ocho =