Conducción segura en días de lluvia

Llevamos varias semanas sucesivas de lluvia y las condiciones climáticas realmente se vivencian con pesadumbre en el ánimo y porque inciden en la rutina de actividades en general (recreativas, laborales, familiares, etc). En uno de los aspectos que tiene mayor incidencia es a la hora de conducir vehículos o desplazarse en carreteras y ciudades porque tanto la lluvia como la llovizna permanente, sobre todo en invierno, aumentan los riesgos de sufrir siniestros de tránsito. En otras ocasiones hemos compartido algunos tips relacionados con pequeñas acciones que pueden garantizarnos mejor la seguridad y sabemos que muchos las tenemos incorporadas. De todas maneras es importante recordarlas y los invitamos a compartirlas con otros.

  1. Aumentar la distancia de seguridad con el resto de vehículos. Sobre una carretera mojada, los automóviles y las motocicletas necesitan más distancia para detenerse sin peligro. Cuando llueve, lo aconsejable, es duplicar la distancia de seguridad.
  2. Reducción de la velocidad. La lluvia empeora notablemente la visibilidad y las condiciones de la vía por lo que se hace imprescindible que el conductor disminuya su velocidad.
  3. Evitar frenar. Con la lluvia las carreteras se vuelven resbaladizas, los conductores deben evitar frenar, lo más seguro es reducir la velocidad  de forma paulatina hasta que el vehículo quede parado en su totalidad.
  4. Reaccionar con seguridad ante el efecto aquaplaning. El conocido aquaplaning se produce al atravesar un charco o balsa de agua. El neumático no es capaz de evacuarla, perdiendo su contacto con la carretera con la consecuente pérdida de control del conductor sobre el vehículo. Reducir la velocidad, nunca frenar y sujetar con firmeza el volante son las claves para superar el efecto aquaplaning.
  5. Conducción tranquila y suave. La brusquedad y los nervios al volante son muy peligrosos en una carretera mojada. Lo mejor es evitar cambios bruscos de dirección y de velocidad, además de frenazos.
  6. Mantener los cristales limpios y sin vaho. Los cristales de los automóviles se enturbian con las gotas de lluvia y se vuelven casi opacos al empañarse. Es fundamental utilizar la velocidad apropiada del limpiaparabrisas y conectar los sistemas de climatización disponibles –aire acondicionado o climatizador- para evitar el vaho y desempañar los cristales.
  7. Evitar circular sobre líneas o marcas blancas de la carretera. Con la humedad, el vehículo pierde adherencia al circular sobre la pintura blanca que se utiliza para delimitar las carreteras o marcar los pasos de peatones.
  8. Seguir la huella del coche precedente. Los neumáticos a su paso secan la carretera. Si el conductor sigue al coche que le precede, se asegura conducir por la zona más seca de la calzada.
  9. Mantener neumáticos, frenos y amortiguadores en perfecto estado. Estos tres elementos del coche permiten afrontar la conducción bajo la lluvia de una manera mucho más fiable y segura.

El sentido común unido a estos 9 consejos para conducir seguros con lluvia,  ayudarán al conductor a evitar accidentes. Asimismo, es importante contar con el respaldo de un seguro de automóvil completo y fiable cuya póliza cubra los incidentes que la lluvia pueda ocasionar. Agregamos infografía ilustrativa:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + diez =